8 jul. 2013

RESPIRA 70'S.








Ayer me acordé de mis revistas "El Mueble".  Las rescaté de un "hay que arreglar armarios" en casa de mi madre (por cierto gracias, Conchín), en su mayoría son de los años 70 y me gusta desempolvarlas cada cierto tiempo, ¡siempre me sorprende ver lo actuales que son después de 40 años!

Esta vez las repasé buscando habitaciones infantiles y aquí os muestro una pequeña selección. Como podréis comprobar ya entonces la solución para un espacio infantil podía ser de lo más variado: desde la funcionalidad más absoluta, pasando por fantasías futuristas, a los espacios cómodos y muy divertidos.
Repaso las imágenes y reconozco elementos modulares que ahora están en el mercado de forma muy parecida. Ilustraciones fantásticas... ¿gatos hablando por teléfono? ( el absurdo en las ilustraciones es un placer), pufs gigantes, paredes negras con topos blancos, colores rojos, naranjas, azules, blanco, amarillo.

¿Sabéis qué llama mi atención? que no existe un abuso de elementos decorativos claramente infantiles ¡la mayoría podrían cambiarse de contexto y no pasaría nada, eso me parece muy interesante y nos lo tendríamos que apuntar en nuestra libreta de "me lo voy a pensar", no hace falta que todo este lleno de conejos, lazos, flores, corazones, princesas, camiones...: ¡respira! Los 70 siguen aquí.







4 jul. 2013

LA ACTITUD ES LO QUE CUENTA...




Cuando veo imágenes como estas me entran ganas de trabajar más , tener más hijos, tener más casa, comprar 100 litros de pintura … ¡pero súper extra blanca!, combinar colores, abrir las ventanas para que entre la luz y sobre todo algo que para mi es muy importante…que toda la casa sea una extensión de esa alegría. ¡No puedo evitarlo!, me gustan especialmente los espacios infantiles: limpios, concretos, vividos, alegres. Es una labor de tiempo, de compras acertadas y seleccionadas de forma intuitiva, compras hechas con el impulso del flechazo por cada objeto. Y el resultado es alegre, nada pertenece a una colección completa de un catálogo, todo es huérfano pero felizmente adoptado, a partir de ahora quiero hablar de espacios infantiles con estómago, pero de ese estómago que te duele de tanto reírte…bueno pues de esos.

¡Cambiemos de  actitud!.